18 jul. 2012

Virus del Ebola como un arma biológica


En esta entrega sobre armas biológicas, vamos a hablar sobre la fiebre hemorrágica del Ébola.

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC), la Fiebre Hemorrágica del Ébola (Ébola HF) es una enfermedad grave, a menudo fatal en humanos y primates que apareció por primera vez en 1976 en África.

La enfermedad es causada por la infección con el virus del Ébola, nombre de un río de la República Democrática del Congo.

¡Atención Ébola!
No tocar jamás,ni manipular jamás, los animales muertos en la selva

Existen cuatro subtipos identificados del virus del ébola que afectan a humanos de forma letal: Zaire, Sudán, Costa de Marfil (Côte d’lvoire) y el virus Bundibugyo.

El quinto subtipo, el Reston, puede infectar al ser humano, pero hasta la fecha no se han notificado enfermedades graves ni defunciones.

El origen exacto, al igual que la reserva natural del virus del ébola es desconocido.

Los investigadores creen que es una enfermedad zoonótica (transmitida por animales), cuyo reservorio serían animales nativos de África.

El subtipo Ébola-Reston, fue aislado de monos cinomolgous de las Filipinas que habían sido importados en Estados Unidos e Italia.

Virus del Ébola

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus del Ébola se transmite a través del contacto directo con sangre, líquidos orgánicos o tejidos de las personas infectadas.

También se han dado casos de transmisión asociada a la manipulación de animales salvajes enfermos o muertos infectados (chimpancés, gorilas, monos, antílopes selváticos, murciélagos fruteros).

El período de incubación es de 2 a 21 días.

Desde que se descubrió el virus del Ébola se han documentado aproximadamente 185 casos y más de 1200 defunciones (según estadísticas de la OMS).


Los síntomas típicos incluyen dolor de cabeza, dolor muscular, dolor de garganta y debilidad, seguidos por la diarrea y vómitos. Algunos pacientes también sufren hemorragias internas y externas.

Entre el 60 y el 90 por ciento de las infecciones desencadenan en la muerte del paciente, después de un proceso que puede durar de 7 a 16 días.

Por el momento no se ha logrado desarrollar una vacuna, preventiva o curativa, contra el Ébola. Y mientras que muchos profesionales de la medicina trabajan para mejorar el tratamiento y prevenir nuevos brotes, un equipo de científicos soviéticos intentó convertir el virus del ébola en un arma biológica.


En 1990, los investigadores pudieron transmitir el virus por aire bajo condiciones de laboratorio. La posibilidad de usar el virus del ébola como un arma biológica en aerosol hicieron que la fiebre del Ébola esté en la Categoría A de bioarmas.

La enfermedad del Ebola es sinónimo de terror y muerte, a pesar de que se conoce desde hace pocas décadas.

Fuente: ojocientifico.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comparte este artículo en Twitter, Facebook, Google +1 si te ha gustado...