7 jul. 2012

La vida en Marte, mas cerca de lo que pensamos


Un estudio concluye que, de existir, es mas probable que se encuentre a pocos centímetros de profundidad, bajo la superficie de un cráter joven. Unos diez centímetros bajo tierra. Esa es la profundidad a partir de la que podría encontrarse vida extraterrestre...

Instrumental que lleva el rover Curiosity (Mars Science Laboratory), que llegara al planeta rojo a principios de agosto. Lo propone un estudio realizado por la Unión Geofísica Americana (AGU), que ha estudiado como penetra la radiación cósmica en el suelo, y como afectaría a las moléculas orgánicas que hubiese bajo este.

Según el estudio, el lugar ideal para buscar moléculas orgánicas en Marte esta justo debajo de la tierra de los cráteres mas jóvenes. "De hasta unos 10 millones de años" afirman los investigadores. Aunque el Rover Curiosity va a aterrizar en un cráter muy antiguo, de casi 3.500 millones de años, es posible que tengan en su interior agujeros de impacto mas modernos que si cumplan las condiciones, asegura Javier Martín, del Centro de Astrobiología del INTA. "Aun así, el propósito del Curiosity no es encontrar vida en marte", aclara.

El Mars Scientific Laboratory pretende aterrizar en el planeta rojo un completo laboratorio científico con el que estudiar su historia geológicas. Por eso quieren que se pose en un cráter "viejo", con estratos y otras características geomorfologicas que revelen el pasado marciano. "En sus laderas se pueden ver erosiones parecidas a las que dejaría un rió" explica Martín Soler, que ha colaborado en el diseño del sensor ultravioleta que llevara REMS, la estación meteorológica del rover.

Pero, Aun así, Curiosity tiene una cierta capacidad de detectar vida si se topase con ella. "Lleva una especie del taladro con capacidad de perforar unos centímetros", confirma Martín Soler, "y un espectrómeto". Hasta ahora solo se han recogido muestras de la superficie marciana, que al estar expuestas a radiación ionizante hace improbable la supervivencia de moléculas orgánicas.

El problema de la radiación.
Según los investigadores del AGU, seria prácticamente imposible encontrar rastros de vida hasta dos centímetros bajo la superficie. Sus cálculos estiman que la capa superior absorbe radiación suficiente como para destruir cualquier clase de materia orgánica. Pero entre los cinco y los diez centímetros bajo la superficie solo llega a una décima parte.  "Aun es una cantidad extrema", afirman, "pero algunas moléculas simples podrían sobrevivir a esta profundidad"

"La atmósfera de marte es muy tenue", explica Martín Soler. La Tierra cuenta con una capa de ozono y un campo magnético que deflecta todo tipo de peligros que llegan del espacio. Ademas de radiación ultravioleta, a la superficie del planeta rojo llega mucha radiación ionizante, capaz de afectar incluso a materia orgánica que se encuentre bajo tierra. Estudios anteriores habían propuestos una profundidad de 150 centímetros como la idea para la vida.

El problema de la radiación es que, ademas de ser agresiva con la materia orgánica, sus efectos acumulativos. Es mas difícil encontrar materia orgánica en la zonas viejas de Marte porque han estado expuestas a demasiados tiempo. Por eso los investigadores proponen excavar en cráteres de reciente formación. El agujero de impacto expone una zona que ha estado mucho tiempo a salvo de una radiación, y por lo tanto es mas fácil que contenga vida.

Esta previsto que Curiosity llegue a Marte el 6 de agosto. Es la apuesta mas ambiciosa de exploración marciana que se ha lanzado nunca.  Sus trabajos, que no incluyen buscar vida, si ofrecerán mucha información sobre la habitabilidad pasada y presente del vecino rojo de la Tierra. Y si encuentran a su paso un cráter joven, ¿Quien Sabe?.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Comparte este artículo en Twitter, Facebook, Google +1 si te ha gustado...