18 jun. 2012

Antártida, el viaje al centro de la tierra?


De los aproximadamente 14 millones de kilometros cuadrados de un territorio supuestamente cubierto completamente por hielos milenarios, la verdad es que hay un importante porcentaje de suelos libres de hielo y dominados por unas condiciones climáticas y magnéticas fuera de lo común, oasis de tierras libres de hielos, lagos repletos de agua dulce que gran parte del año exhiben temperaturas del orden de los 4 grados celsius, canales y terrenos lacustres, animales marinos completamente fosilizados y fenómenos atmosféricos sorprendentes de los cuales jamás tenemos noticias.

A pesar de tener varios países soberanía sobre territorio antartico, está prohibido el acceso a zonas más australes del meridiano 70, región supervisada por potencias mundiales como Estados Unidos y Alemania.
La Antártida tiene una apertura en torno al polo sur geográfico. Rodeando a esta apertura polar como un anillo hay una tierra alta, una meseta cubierta por hielos y glaciares muy planos y sin accidentes geográficos. Los glaciares de esta alta meseta son formados por la acumulación del hielo proveniente de constantes nieblas que recorren la región. Estas nieblas tienen su origen en los contrastes térmicos existentes entre los aires del interior y el exterior de la tierra.
En la Antártida se dan extraños fenómenos ópticos de espejismos provocados por el contraste entre el aire cálido que proveniente del interior de la tierra circula por las partes altas de la atmósfera y el aire frío de las partes bajas.
A veces el aire cálido desciende hasta la superficie provocando extraños fenómenos de subidas de temperaturas y vientos cargados de polen y otras materias orgánicas en suspensión.
Así mismo, en los conocidos Valles Secos antárticos se producen fenómenos acústicos en los que se oyen ecos y sonidos extrañísimos causados por la extrema pureza del aire, su casi nulo grado de humedad ambiental.
Allá, en esas tierras que como sabemos tienen enormes glaciares pero también grandísimas extensiones libres de hielo, hay bases secretas de la NASA y otras agencias espaciales las cuales desarrollan programas clasificados y desconocidos por el público.
Si bien en 1929 Richard Byrd (USA) sobrevoló el entorno del polo sur geográfico, fue la expedición alemana de Alfred Ritscher de 1938-1939 la que exploró el interior del continente de modo efectivo estableciendo bases secretas en zonas interiores.
Los alemanes exploraron el interior del continente y establecieron varias bases. También descubrieron la meseta polar que, cubierta por una espesa y planísima capa de nieve, envuelve la apertura polar al interior de la tierra como un anillo.
En este anillo que rodea la apertura polar se encuentra la base USA Amundsen-Scott. 
El documental a continuación expone los hechos que nos entregan una nueva imagen ocultada sistemáticamente de un continente que es mucho más que el bloque de hielo omnipresente en toda representación gráfica de la tierra y ciertamente alberga secretos celosamente guardados quienes gobiernan el mundo.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Comparte este artículo en Twitter, Facebook, Google +1 si te ha gustado...