5 jul. 2012

Estados Unidos sí puede fingir atentados para su propio interés?


En la actualidad, existe un convencimiento popular, por lo menos en su inmensa mayoría, que sostiene lo terrible de ciertos regímenes, como el de Gadafi en Libia, o de lo detestable que son ciertos personajes, como por ejemplo el ya fallecido Bin Laden. En cambio la realidad es otra bien distinta. Porque no debemos olvidar que fueron los gobiernos occidentales los que, en su día, dotaron del poder que hoy tiene el señor Gadafi, y que fue la propia CIA la que se encargó de entrenar al líder del Al Qaeda.
Y es que, con motivo del décimo aniversario del atentado contra las torres gemelas, se ha vuelto a reavivar la polémica sobre la conspiranoia que se cierne sobre el asunto. Necedades para muchos. Teorías con ciertos posos de verdad para otros. Pero no vamos a discutir aquí estas hipótesis. En este caso mi única pretensión es sembrar la duda, razonable por otro lado, de que los gobiernos de diferentes países pueden llegar hasta límites insospechados con tal de lograr sus objetivos. Para ello vamos a servirnos de un ejemplo totalmente contrastado: la operación Norhwoods.

La operación Northwoods fue, en esencia, una estrategia del ejército de los Estados Unidos de América, enmarcada dentro de la denominada Operación Mangosta, para lograr el apoyo popular así como el de las Naciones Unidos con el que poder iniciar una acción bélica contra el régimen de Fidel Castro. En este plan se trataban multitud de factores para conseguir dichos objetivos.

Dentro de las artimañas propuestas en los documentos relativos a esta operación cabe destacar, por ejemplo, la que mencionaba el ataque y hundimiento de un buque norteamericano, la propaganda anticubana, el acoso a vuelos civiles y ataques a aviones falsos estadounidenses o, para concluir, simular una operación terrorista orquestada por el régimen castrista. En fin, una locura.

     

Pero lo bueno de este caso, es que no son palabras mías para justificar las múltiples teorías de la conspiración existentes. Existen documentos que dejan a las claras las intenciones de la administración Kennedy, aunque no contara con su aprobación, los cuales, los dejo a su disposición para que saquen sus propias conclusiones. Pero llama la atención que una de las propuestas reflejada en la documentación de la Operación Northwoods, sugiriera la posibilidad de derribar un avión norteamericano culpando de ello al país cubano.

Por eso yo pregunto: si ya trataron de hacerlo una vez, ¿por qué motivo no van a poder repetirlo? ¿Saldrá a la luz, dentro de 30 años, algún documento hablando de un plan encubierto para poder atacar Irak? ¿Podremos ver memorándums haciendo referencia a la pantomima de la ocupación Libia? A día de hoy, evidentemente, no lo sabemos, pero estoy convencido de que actualmente hay más sombras que luces y esto, por razones evidentes, no se dice en los medios de comunicación convencionales. Por ello no cabe otra que darle tiempo al tiempo.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Comparte este artículo en Twitter, Facebook, Google +1 si te ha gustado...