18 jun. 2012

Bombas nucleares para desviar asteroides?



Es un evento de extinción masiva de pesadilla que los científicos están a toda carrera tratando de evitar y a Hollywood le encanta retratarlo en películas de desastres del Fin del Mundo: Un impacto de asteroide que destruye la humanidad y elimina la mayoría de la vida en la Tierra.

Ahora los científicos espaciales sugieren que un evento tan terminal puede evitarse mediante una bomba nuclear de un megatón que propagaría una potente onda de choque que podría empujar lejos al monstruo que se acerca.

El plan es uno de los pocos que podrían ser empleados en caso de que un objeto peligroso del espacio e amenazará a la Tierra si sólo es apenas descubierto semanas o meses antes del impacto.

Defensa planetaria


Muchos países, incluyendo Estados Unidos y Rusia, han estado presionando por un sistema de defensa planetaria contra los Objetos Cercanos a la Tierra (NEOs - Near Earth Objects) que podría presentar diversos grados de peligro a la Tierra. Algunos NEOs — de unos 90 a 152 metros de diámetro — son lo suficientemente grandes como para vaporizar potencialmente una ciudad. Otros NEOs tienen la masa y la velocidad capaces de convertir suficiente energía cinética para destruir un continente si impactará en tierra, o crear un tsunami supersónico si impactará en el océano.

Los asesinos de planetas, con una masa lo suficientemente grande como para destruir la biosfera de la Tierra — han impactado en el pasado. Al menos dos extinciones masivas fueron desencadenados por esos impactos, uno matando a los dinosaurios cuando un amplio asteroide de seis millas golpeó provocando la extinsión del Cretácico-Terciario y creando el crater de Chicxulub en la península de Yucatán hace 65 millones de años.
Impresión artística de un gigante asteroide al final del Cretácico. Los científicos saben que es sólo cuestión de tiempo para que el próximo impacto se produzca.

Mientras que los astrónomos y astrofísicos reconocieron el peligro planetario de los NEOs desde hace décadas, la mayoría de los gobiernos del mundo fueron lentos en reaccionar.
El representante de los Estados Unidos, George e. Brown, Jr., fue uno de los primeras funcionarios de Estados Unidos que apoyó un esfuerzo para proteger a la Tierra de eventos catastróficos del espacio. Brown tenía un gran interés en cualquier cosa científica y una vez dijo, "Yo estaba interesado en la ciencia antes que supiera lo que era la ciencia."

La Air & Space Power Chronicles cita un firme de apoyo a Brown para proyectos destinados a proteger el planeta de las amenazas del espacio: "si algún día en el futuro con antelación descubrimos un asteroide, lo suficientemente grande como para causar una extinción masiva, que va a golpear la Tierra, en ese caso se alterará el curso de ese asteroide para que no nos golpeé, eso será uno de los logros más importantes en toda la historia humana. "

Estrategias para evitar el Fin del Mundo


La gran mayoría de las estrategias para evitar el Fin del Mundo debido a un NEO se basan en la detección precoz de la amenaza. La mayoría de métodos de defensa requiere años — incluso décadas — de trabajo.


Las ideas que proponen formas para evitar impactos de NEOs se dividen en dos categorías: retrasar el impacto o destruir el objeto. Cada enfoque tiene sus pro y sus contra.

Destruir el objeto con una explosión nuclear puede que no pueda evaporar totalmente un asteroide o un cometa. Si el resultado de esa explosión sólo rompe al NEO en miles de fragmentos todos impactaran la Tierra y posiblemente causaría una lluvia de muerte llameante en casi todo el mundo. Teóricamente el evento podría ser tan malo, o peor, que una guerra nuclear.

Otra estrategia, llamada "impacto cinético" básicamente impulsa el objeto gradualmente. Mientras que la diferencia en la trayectoria del objeto es muy leve, si se hace con años de antelación la NEO perdería a la Tierra por millones de kilómetros.

Dirigir lejos al objeto peligroso con cohetes de ion es sugerida por C.Bombardelli y J.Peláez de la Universidad Politécnica de Madrid. Los dos científicos llaman a su concepto "Ion Beam Shepherd".

Los ex astronautas de la NASA Edward T. Lu y Stanley G. les encanta imaginar un proyecto que lanzaría un cohete robótico muy grande para encontrarse con el NRO. Si la masa del cohete fuera los suficientemente grande, el efecto gravitacional lentamente cambiaría la ruta orbital del objeto. Para que sea eficaz, el peligroso objeto tendría que ser detectado con muchos años de anticipación.
Muchas otras ideas han sido propuestas, algunas relativamente simple, otros exóticas como controladores masivos y velas solares.

La defensa anti-asteroide por medio de ondas de choque de Los Álamos

Esta imagen muestra el efecto que una explosión nuclear de un megatón tendría en un asteroide que amenaza la Tierra


La propuesta para desviar los NEOs entrantes desde la Tierra que ha sido concebido por un equipo en el laboratorio nacional de Los Alamos es adaptable para la defensa contra las amenazas que se detecten tan tarde que queda poco tiempo antes del impacto.
Quedarse sin tiempo para evitar una catástrofe planetaria es una de las mayores preocupaciones de quienes trabajan para salvar a la Tierra de las amenazas del futuro del espacio.

Las instalaciones en Nuevo México, parte del departamento de energía de Estados Unidos, utilizan el poder de una supercomputadora para probar la viabilidad de detonar una bomba atómica de un megatón creando una onda de choque lo suficientemente poderoso como para cambiar la órbita de un NEO aproximándose. Los 32.000 procesadores de la supercomputadora del Cielo, trabajando con un modelo 3D, analizaron el problema dando un resultado positivo: la idea funciona de maravilla.
La simulación reveló que una explosión de un megatón cerca de un asteroide de 500 metros de largo sería desviarlo lo suficiente como para salvar a la Tierra.

La explosión requerida es de aproximadamente 50 veces más potente que la detonación de la arma atómica Fat Man que ocurrió en los días finales de la Segunda Guerra Mundial sobre Nagasaki, Japón. Entregar el arma nuclear y detonarla cerca del destino están bien dentro de la capacidad tecnológica existente.

Los alentadores resultados se explican en el siguiente vídeo publicado por el laboratorio de Los Alamos: 



En el vídeo, Bob Weaver, un investigador de Los Álamos, explica que, "En última instancia, esta explosión de un megatón perturbará todas las rocas en el montón de roca de este asteroide y si esto fuera un asteroide que se cruza con la Tierra, plenamente mitigaría el peligro inicial representado por el asteroide en sí."

La nueva estrategia de defensa llega justo a tiempo, mientras varios objetos cercanos tienen la oportunidad de golpear la Tierra en los próximos 50 años.

Fuente: www.google.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comparte este artículo en Twitter, Facebook, Google +1 si te ha gustado...